Medidas para mantener la limpieza de los goteros de riego

Para mantener la limpieza de los goteros de riego hay dos aspectos fundamentales que debes tener en cuenta. Estos son:

  1. Debes mantener una filtración del agua de riego adecuada, de modo que no permita el paso de partículas sólidas en suspensión a través del sistema. Para goteros de riego deberías emplear un filtro que retenga sólidos con un tamaño a partir de 125 micras.
  2. Si el agua de riego tiene un pH alto (8,0 o más) puede ser un indicador de presencia de cal. Lo que tarde o temprano terminará atascando los goteros. Para evitarlo, tendrás que dosificar ácidos de uso agrícola en el agua que empleas para regar.

Ajuste del pH del agua

Hacemos hincapié en la importancia de controlar el pH del agua de riego, dado su alto efecto sobre diversos aspectos relevantes del cultivo. Esto es, si está fuera de unos valores recomendados, puede afectar negativamente tanto a los goteros de riego, a todo el sistema en su conjunto y al aprovechamiento y la utilidad de los fertilizantes empleados.

Interacción del fertilizante con el agua de riego

Los fertilizantes son sales que reaccionan con otras que se encuentran presentes en el agua que empleamos para regar. Por lo tanto, es importante tener en cuenta la composición química del agua que se utilizará para preparar los fertilizantes líquidos.

Por ejemplo: en condiciones de trabajo con agua dura o con alto nivel de pH, el fósforo de un fertilizante fosfatado precipita con el calcio y el magnesio presentes en el agua. Estos precipitados pueden verse en el fondo del tanque de fertilizante. Para entrar en detalles, te puede interesar ver cómo influye el pH en la disponibilidad de nutrientes en las plantas.

Influencia del pH del agua sobre distintos tipos de gotero

Un pH alto del agua, más de 7,5, puede indicar una alta presencia de cal y bicarbonatos. Lo que, si no se corrige con ácidos de uso agrícola, puede obstruir los goteros de riego y otras partes del sistema. En cambio, un pH ácido tiene los siguientes efectos según el tipo de gotero:

  • Los goteros autocompensantes se pueden ver dañados si están en contacto con un agua de pH bajo durante un prolongado espacio de tiempo.
  • Los goteros turbulentos (no autocompensantes) pueden estar en contacto con aguas a cualquier nivel de pH y durante cualquier periodo de tiempo.

Daños en los goteros de riego debidos al pH del agua

Existe diverso tipo de goteros de riego, sin embargo, la membrana que utilizan para regular el caudal los goteros autocompensantes y autocompensantes-antidrenantes es el elemento más delicado. Para evitar daños, debes observar las siguientes indicaciones:

  • Si el pH del agua de riego es igual o inferior a 3 (como resultado de inyecciones puntuales de tratamientos ácidos)
    1. No se debe regar durante más de 1 hora consecutiva.
    2. Después de cada hora de riego, se debe lavar el sistema con agua limpia y valores de pH superiores a 5,5 e inferiores a 8,0
  • Si el pH del agua de riego es inferior a 5,5
    • No inyectar ninguna sustancia, fertilizante o desinfectante, en el sistema de riego.
  • Si el valor de pH es más alto de 5,5
    • Se pueden inyectar productos químicos en el sistema, fertilizantes o desinfectantes, asegurándose que el nivel de pH es superior a 5,5 e inferior a 8,0

Hoy en día, para tener un control preciso de estos valores, tienes a tu disposición diverso material para medir el pH del agua, incluidos los fertilizantes y otros productos que hayas disuelto para mantener tus plantas.

Mantener la limpieza de los goteros de riego durante la instalación

Para mantener la limpieza de los goteros de riego durante la instalación, la reparación del sistema o cualquiera de sus componentes, se debe prevenir la intrusión de partículas sólidas (arena, restos vegetales u otros). Elementos que se suelen hallar sobre el suelo en el que se trabaja.

También, se debe evitar realizar los cortes de tuberías de riego con sierras dentadas. Se deben hacer con instrumentos de cuchilla para conseguir un corte limpio, sin residuos o escorias del material del tubo, De lo contrario, algunos restos, terminarán yendo (sí o sí) a los goteros.

Hay que tener en cuenta que las partículas de arena, las del material de los tubos u otros posibles sólidos no se descomponen y podrán obstruir los goteros por tiempo indefinido.

Para mantener limpios los goteros de riego y todos los elementos del sistema, es imprescindible disponer de una filtración adecuada del agua. Lo que puede ser utilizando filtros de tipo hidrociclón (en caso de gran cantidad de arena en el agua), filtros de malla o filtros de anillas que vengan a prevenir la entrada de materias en suspensión.

Acciones preventivas durante la instalación del sistema de riego

La mejor forma de prevenir posibles daños causados ​​por la penetración de partículas en suspensión durante la instalación o reparación del sistema de riego se resumen en los siguientes pasos:

  1. Comprueba que el equipo de filtración está instalado y funcionando correctamente.
  2. Coloca los conectores de los extremos de las tuberías después de emplazarlas en su sitio.
  3. Una vez terminada la instalación de las tuberías, se deben lavar a la máxima presión de agua disponible. Comienza con las tuberías principales y sigue con las secundarias.
  4. No dejes ninguna entrada o salida de la tubería abierta, aunque sea por periodos cortos de tiempo.
  5. Instala las conexiones de las líneas de goteo y colócalas nada más terminar de hacer los orificios.
  6. Lava las líneas de goteo. Para esto, si el número de líneas es alto, mejor hacer el lavado por fases, no más de 5 ó 6 líneas a la vez.
Referencias

Netafim, Drip Irrigation Systems
Rivulis, diversos documentos.

1