"Cuando hayamos cortado el último árbol, hayamos contaminado el último río y hayamos pescado el último pez, nos daremos cuenta de que el dinero no se puede comer.

Mientras tanto, podrías intentar plantar tu propio árbol, sembrar un poco de esperanza a tu alrrededor y tratar de dejar algo bueno que te recuerde cuando ya no estés."