Qué tipo de goteros para riego puedes encontrar

Básicamente, existen 3 tipos de goteros de riego por goteo, lo que significa 3 maneras distintas de presentar el emisor de agua (gotero) en la tubería de riego. Son estos:

  1. Goteros en línea o goteros pinchados. Son goteros independientes que se colocan sobre un orificio pinchado en la línea de riego, a una distancia entre goteros que se estime conveniente.
  2. Goteros insertados o líneas de gotero integrado. Son goteros que vienen insertados, desde fábrica, dentro de la propia tubería de riego. La distancia entre goteros es elegible, de modo que se pueda ajustar al espaciado entre plantas y otras necesidades de cultivo.
  3. Goteros capilares o goteros flecha. Se denominan “capilares” porque se conectan a la tubería de riego mediante microtubo (habitualmente de 5 x 3 mm). También, se conocen como “tipo flecha” porque se clavan de ese modo para fijarlos sobre el terreno o en el sustrato de una maceta.

Características de los tipos de goteros de riego por goteo

La siguiente tabla ofrece un resumen de los distintos tipos de goteros para riego. Donde se agrupan en base a sus características relacionadas con el control de salida del agua y determinadas versiones que se puedan preferir.

Características de funcionamiento

Versiones posibles

Tipos de gotero

TurbulentoAutocompensadoAutocompensado y AntidrenanteAntisifónDesmontableRegulableCarpintero
Gotero para riego de tipo pinchado o en líneaGoteros en líneaNo
Tipo de gotero para riego insertado en tuberíagoteros insertados en tuberíaNoNoNo
Gotero de riego tipo capilargoteros capilaresNoNoNoNoNo

Tipos de goteros para riego según su modo de funcionamiento

La función de todos los goteros es controlar el flujo de agua que va, desde el interior presurizado de la tubería hasta fuera de ella, a presión atmosférica. Así, el modo en el que hacen esto, depende de las características de diseño que actúan sobre el control de salida del flujo de agua.

Por lo tanto, se trata de una siguiente clasificación bajo la que se encuentran agrupados los distintos tipos de goteros de riego por goteo. Lo que puedes ver explicado en los apartados a continuación.

Goteros de riego turbulentos

Los goteros de flujo turbulento tienen en su interior unos canales (a modo de laberinto) que sirven para conducir el agua.

Al fluir el agua por el pasaje del laberinto lo hace de forma turbulenta, perdiendo energía y presión. Entonces, según las dimensiones del laberinto y la presión de agua queda condicionado el nivel de turbulencia y, por tanto, el caudal del gotero.

Para qué se emplean los goteros turbulentos

Los distintos tipos de goteros de riego por goteo turbulentos son adecuados para líneas sin presión y sobre terreno llano. Tienen las siguientes ventajas e inconvenientes:

Ventajas del gotero turbulento
  • Este tipo de gotero es muy resistente a la obstrucción.
  • Puede regar sin presión de agua. El gotero prácticamente no ofrece resistencia, lo que permite el riego por gravedad.
  • Es un gotero de bajo mantenimiento y de larga duración.
Inconvenientes
  • El flujo de agua varía a lo largo de la línea de riego. No es adecuado para líneas de larga longitud, dada la diferencia de caudal que puede haber entre los goteros situados al principio y los del final de línea.
  • Solo es útil sobre terreno llano. En lugares con pendiente, saldrá más agua por los emisores que queden más abajo.
  • Este tipo de gotero no ejerce control sobre posibles diferencias de presión que pueda haber en la línea de riego.


Goteros autocompensados

Los goteros autocompensados, o goteros de presión compensada (PC), desempeñan un control sobre el flujo del agua bajo diferentes presiones.

Así, al igual que los goteros turbulentos, disponen de un laberinto para la circulación del agua, al que se añade una membrana flexible que mantiene estable el caudal del gotero bajo distintas presiones. Habitualmente, entre 0,5 y 4,0 bar.

De este modo, tanto los goteros que estén situados al principio de la línea de riego como los del final, o para aquellos que queden cuesta arriba o cuesta abajo sobre el terreno, el caudal de agua que suministran será uniforme.

Prestaciones especiales según qué tipo de gotero autocompensado

Los goteros de presión compensada más avanzados ofrecen un par de prestaciones adicionales que conviene tener en cuenta, estas son:

  1. Sistema de autolimpieza. Esto significa que, tanto al inicio del riego como al final de este, el espacio entre la membrana y el laberinto del gotero se abre por completo. Lo que permite expulsar sedimentos que se hayan acumulado durante el riego.
  2. Coeficiente de variación del caudal (CV). Hace referencia a la tolerancia en la precisión del caudal que entrega el gotero. Está regulada por la norma ISO 9261 y clasifica los goteros en dos categorías:
    1. Categoría A. La diferencia entre el caudal nominal del gotero y el que se da bajo todas las condiciones de trabajo, en la práctica real, no es mayor al 5%.
    2. Categoría B. La diferencia entre el caudal nominal del gotero y el que proporciona bajo condiciones en la práctica real, es mayor al 5% e inferior al 10%.

Qué no deberías hacer cuando se atasque un gotero autocompensado

En ocasiones, hemos visto quien, para desatascar un gotero autocompensado (no desmontable), introduce un alambre por el orifico superior, e incluso, consigue sacarlo por el boquete de abajo.

Esta ingeniosa solución es lo que se dice “Hacer un pan con unas tortas” porque, el gotero volverá a echar agua, pero el mecanismo que controla la presión y el caudal quedará averiado por siempre jamás.

Lo que quiere decir que, si haces esto o algo parecido, cuando tengas ocasión, puedes mandar el gotero a la papelera para que no te vuelva a molestar.

Goteros de riego autocompensados y antidrenantes

Se trata del mismo tipo de goteros para riego autocompensados pero que añaden, además, un mecanismo que cierra la salida de agua cuando el riego acaba.

Esta característica es necesaria cuando queremos que las tuberías permanezcan llenas de agua al finalizar el riego. Por ejemplo, cuando se aplica la técnica de riego por pulsos. El riego por pulsos es un método que ayuda a eliminar el estrés hídrico en las plantas y promueve su rápido crecimiento, adecuado para cultivo hidropónico, pequeñas macetas, nebulización, etc.

Para regar con este método se necesitan los goteros antidrenantes, de manera que las tuberías permanezcan llenas de agua entre ciclos de riego. Así, se consiguen evitar tanto el tiempo de llenado, como la diferencia de caudal al inicio del riego. Con ello, se pueden establecer tiempos de riego con duración en segundos o de pocos minutos.

Goteros antisifón

Este tipo de gotero suele ser habitual en las tuberías de gotero insertado, cuando se van a emplear enterradas.

En el caso de líneas de goteo que se instalan bajo tierra, las partículas del suelo pueden penetrar en los goteros a través de sus salidas de agua. Para evitarlo, la tecnología Anti-Sifón (tipo de goteros para riego AS) obstaculiza la succión y permite que el agua escurra desde el gotero, muy lentamente, al acabar el riego.

De esa manera, es el aire el que reemplaza el volumen de agua que hay dentro de la tubería, impidiendo la aspiración de partículas de tierra desde los goteros y su posible obstrucción.

Posibles versiones para un mismo tipo de gotero para riego

Las características de funcionamiento de cualquier tipo de gotero, con respecto al control de salida de agua, son las que hemos repasado hasta aquí.

Sin embargo, para un mismo tipo de gotero para riego, todavía puede haber distintas versiones que combinen la forma de controlar el agua con otras opciones. Por ejemplo, un gotero puede ser de funcionamiento “autocompensado y además desmontable”. Vamos a ver esas opciones:

Goteros desmontables

Algunos de los tipos de goteros de riego por goteo son desmontables, en contraposición a otros que son de tipo cerrado y fijo, donde no es posible acceder a su interior sin romperlos.

Los goteros desmontables son convenientes cuando se riega con aguas algo sucias o con aguas duras, porque se pueden desmontar fácilmente para realizar su limpieza. En el caso de los goteros cerrados, probablemente habrá que terminar desechándolos en caso de atasco.

La ventaja de este tipo de goteros tiene sentido cuando se da alguna de estas condiciones:

  • La cantidad de goteros no es elevada.
  • El atasco de los goteros no es demasiado frecuente.

De lo contrario, tener que desatascar decenas o cientos de goteros, va a suponer un verdadero problema. En ese caso, sería preferible dar un repaso a la calidad del agua de riego y tratar de encontrar otras soluciones.

Además, para utilizar cualquier tipo de gotero para riego la instalación debe disponer de un filtro de agua adecuado, con un nivel de depuración recomendado a partir de 125 micras. De otro modo y puestos a estorbos, recuerda que “los atascos de goteros harán el favor de visitarte cuanto más calor haya y más falta haga el riego”.

Goteros regulables

Los goteros de caudal regulable permiten ajustar la cantidad de agua que suministran. Habitualmente, este tipo de gotero regulable es su vez desmontable, lo que permite su limpieza en caso de obstrucción.

Si bien la posibilidad de regular el caudal resulta útil y puede parecer interesante, en la práctica tiene el pequeño inconveniente de la falta de precisión. Porque el control, sobre los litros/hora que vayan a suministrar, se establece en base a: más, menos, todo o nada.

También, hay que tener en cuenta que el consumo de agua de este tipo de goteros puede resultar proporcionalmente elevado, cuando se regulan próximos a su apertura máxima. Lo que se considera en relación al volumen de agua que entregan con respecto a la superficie de mojado que abarcan.

Goteros de tipo carpintero

En los goteros de tipo carpintero, la salida de agua tiene forma cilíndrica y con cierta longitud. Entregan el suministro de agua exactamente igual que lo haría otro gotero del mismo tipo, pero que no sea versión carpintero.

La diferencia está en que, al gotero de tipo carpintero se pueden acoplar diversos accesorios para modificar la salida de agua. Por ejemplo, se podría encajar un adaptador para repartir el caudal de un gotero de 4 litros/hora en 4 salidas, con lo que podríamos regar 4 macetas que recibirán, cada una de ellas, 1 litro a la hora.

Como observación, hay que pensar que los adaptadores para goteros de tipo carpintero, de una determinada marca, pueden no ser compatibles con los goteros de otra.

Otras publicaciones externas que te pueden interesar