Para qué sirven las semilla de chía

Para qué sirven las semillas de chía

Para qué sirven las semillas de chía y qué hay tan estupendo en ellas

Antes de escribir este artículo, nos preguntábamos justamente eso “para qué sirven las semillas de chía” y qué tienen de bueno para una alimentación saludable. Porque, de lo contrario, podría parecer una moda pasajera y poco entendible.

Dicho esto, las semillas de chía tampoco es que sean ninguna novedad. La planta, que pertenece a la familia de la menta (Salvia hispánica), ha venido siendo cultivada desde antiguo por los aztecas. Sin embargo, sí es cierto que hay una diferencia sustancial, y es que los aztecas nunca pusieron las semillas de chía en bolsa de plástico y con una etiqueta al frente que dijera “Antioxidantes“. Mira a continuación qué hemos descubierto.

Semillas de chía en bolsa

Entonces, ¿para qué sirven las semillas de chía?

Pues verás, según todos los análisis nutricionales realizados sobre estas semillas, se sabe que tienen más omega 3 y más fibra que cualquier otro alimento de la naturaleza. También destaca en ellas su alta cantidad de proteína y el gran número de minerales. Por eso, son elegidas por muchos deportistas para reforzar su dieta y mejorar el rendimiento.

Después, también hay algo sorprendente en las semillas de chía. Porque cuando se mezclan con agua (u otros líquidos) se hinchan formando un grueso gel. Algo que queda en alguna parte entre la textura del caviar y la de la tapioca. Así, hoy en día, en América se venden bebidas saludables basadas en la chía. Algo tan simple como podría ser, por ejemplo, el “agua de chía”. A saber: agua + chía… Fácil, ¿no?

Beneficios de tomar chía

El principal atractivo de la chía es que, como el lino, se trata de una fuente vegetal con enorme contenido en omega 3 (también de omega-6). Lo que es, el ácido graso esencial que ha demostrado sus enormes beneficios para la salud. Incluida la protección contra enfermedades cardíacas.

No obstante, y en comparación con las semillas de lino, el sabor de la chía es menos intrusivo y más fácilmente amoldable. Por otra parte, la chía es bastante duradera y no tiende a oxidarse rápidamente como ocurre con otras semillas.

Cómo comer chía

Con respecto a las diferentes maneras de comer chía, las posibilidades parecen infinitas. Para esto, y de acuerdo con el elevado número de recetas con chía que aparecen en Cookpad.com (más de 700), queda absolutamente claro que se puede tomar de cualquier manera.

Visto esto, y al punto de agotar mi paciencia, me he entretenido mirando y leyendo ese montón de recetas. Y sí, parece increíble la imaginación que tiene la gente. Así, te puedes encontrar con el “Potaje frío..” de Luis, “Los higos con crema de coco…” de Inma,, “El budín de arándanos…” de Cristina (por cierto, si te hacen falta aquí puedes comprar arándanos rojos secos). Incluso, ¡no te lo vas a creer!, la chía para adelgazar con este “Agua de chía para bajar de peso” de Fitken. Bueno, tienes recetas para escoger o, si lo prefieres, echarle imaginación e inventar la tuya.

En fin, vista la utilidad que se les da, puede que ni siquiera haga falta saber para qué sirven las semillas de chía. ¡Las cocinas, te las comes y listo!  De todas formas, y aunque la chía no venga a arreglarte la vida, puede que te solucione el día. En cualquier caso, seguro que mejorará tu dieta.