¿Qué es el colesterol?

El colesterol

El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en las membranas celulares de todos los animales, incluido el hombre. Es necesaria para producir esteroides, la bilis y vitamina D.

El colesterol alto, generalmente se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Se encuentra en todos los alimentos de origen animal, pero también puede ser producido por el cuerpo. El que tiene su origen en los alimentos no contribuye excesivamente a subir los niveles de colesterol en la sangre. Son mas bien, las grasas saturadas, el principal factor alimentario asociado a la hipercolesterolemia. Para reducir el colesterol alto se recomienda la disminución de la ingesta de grasas saturadas.

Requisitos diarios

El colesterolEl Valor Diario de Referencia de Entrada (DRI) es de 300 mg/ día, para una persona sana con una dieta de 2000 calorías.

No hay una cantidad diaria recomendada (RDA o CDR) e individualizada para una dieta. Así como tampoco hay un nivel superior de ingesta tolerable. El aumento en la ingesta de colesterol se considera que incrementa el riesgo de enfermedades cardiacas, por lo que para las personas se recomienda mantener su ingestión lo más baja posible.

¿Qué ocurre cuando su ingesta es demasiado alta?

Para muchas personas, existe una correlación entre un nivel de colesterol alto en su dieta y los niveles de colesterol en la sangre. Una presión arterial alta y colesterol se asocian a enfermedades del corazón. El ejercicio físico, realizado de forma regular, no sólo reduce el total de colesterol en la sangre, sino que también reduce el tipo de colesterol malo (LDL) y eleva el colesterol bueno (colesterol HDL)

¿Qué ocurre cuando su ingesta es demasiado baja?

Los expertos consideran que una dieta baja en colesterol es lo recomendable.

¿Qué alimentos son altos en colesterol?

Los alimentos más ricos son las carnes, hígado y vísceras. También la carne de aves de corral, las yemas de huevo, grasas y productos lácteos como el queso, crema y helado.

Es posible bajar los niveles mediante la reducción de diferentes grasas animales. De igual modo, con la ingesta de alimentos ricos en almidón y fibra, frutas frescas, vegetales y granos enteros.