Qué tienen las semillas de uva y para qué sirven

Las semillas de uva y de las pasas de uva, presentes de forma natural en esta fruta, aportan elementos nutricionales con propiedades antioxidantes y anticancerígeneas. Así como importantes beneficios para el tratamiento de la insuficiencia venosa y diferentes tipos de edemas.

semillas-de-uva-en-pasas-moscatel

La vitamina E, los flavonoides, el ácido linoleico, y el OPC (acrónimo en ingés de las proantocianidinas oligoméricas) están altamente concentrados en las semillas de uva. Estos compuestos también se pueden encontrar, en menor medida, en la piel de la uva, en el jugo de uva y en el vino, pero siempre en concentraciones más bajas.

El resveratrol es otro de los compuestos de la uva que se relaciona con los OPC, encontrándose principalmente en su piel. El resveratrol se ha hecho muy popular como antioxidante, y se estudia su relación con una amplia variedad de enfermedades.

El elemento más importante a considerar son las proantocianidinas. Las cuales, se ha demostrado que poseen altas propiedades antioxidantes.

En pruebas de laboratorio, también se ha comprobado que las semillas de uva tienen propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas. Así mismo, mediante pruebas in vitro se ha demostrado su impacto en la lucha contra los cánceres de pulmón, mama y estómago.

Semillas de uva en las pasas Moscatel

Visto de otro modo

Dentro del campo de la medicina natural, las semillas de uva proporcionan —de manera notable— mayor seguridad y eficacia que cualquier producto farmacéutico, para el tratamiento de trastornos cardiovasculares.

El extracto de semilla de uva es ignorado por las compañías farmacéuticas. Porque, al ser una sustancia natural, no puede ser patentado y no se puede vender con fines de lucro. Sin embargo, para los profesionales de la medicina natural, son bien conocidas como un recurso de gran alcance.

Si bien en el mercado se pueden encontrar en forma de extracto, no hay nada más sencillo que masticar las semillas de uva (en forma de uva fresca o como pasas de uva, —tanto da—). Lo que equivale a consumir, de forma natural, la proantocianidina, el resveratrol y todos los valiosos nutrientes contenidos en ellas.

Si comer pasas sin semilla te parece cómodo, piensa si también te resultará igualmente práctico

Por eso, busca uvas y pasas de uva con semillas, y mastícalas (son crujientes). Estarás aportando elementos protectores a tu cuerpo con indudables beneficios para la salud.

Porque, la verdad es que resulta paradójico —y al mismo tiempo bastante triste— que nuestro suministro de alimentos haya sido despojado de la medicina natural contenida en las semillas de uva. Lo que ha sobrevenido, mediante la promoción de la uva sin semilla.

En muchas tiendas de comestibles es imposible encontrar uvas y pasas con semillas. Realidad que niega el acceso del público a los nutrientes curativos que pueden protegernos de enfermedades del corazón, cáncer, inflamación y otros problemas de salud.

Para saber más:

Componentes fitoquímicos, beneficios para la salud y aplicaciones de las semillas de uva – National Center for Biotechnology Information, U.S. National Library of Medicine