Agotado

Análisis foliar

Análisis foliar aguacate

Fuera de temporada
89,00 


Análisis foliar

El análisis foliar es la herramienta fundamental para ayudarte, como agricultor, a determinar si tus árboles están recibiendo los niveles correctos de nutrientes. Lo que resulta imprescindible conocer, para conseguir una calidad y rendimiento óptimos del cultivo.

Este examen foliar muestra un índice de la cantidad de nutrientes que realmente ha absorbido el árbol. Para ello, se basa en el concepto de que la planta, no el suelo, puede ser el mejor indicador de la disponibilidad de alimento en el terreno.

Por qué hacer una analítica foliar

En comparación con el coste de los fertilizantes, y ante la posibilidad de un empleo desacertado de estos, la realidad es que el precio de un análisis de tejido foliar puede resultar barato. Simplemente, piensa en las consecuencias que podría acarrear una nutrición deficiente, ya sea por exceso o por defecto en la aplicación de abonos.

Ante esas circunstancias, las pérdidas derivadas de la falta de rendimiento y calidad de la fruta van a generar un alto impacto económico. Pero, además, el estado deficitario de una arboleda puede tardar en recuperarse, incluso más allá de una campaña. Es decir, una acumulación de pérdidas hasta volver al punto óptimo.

La recomendación para evitar estos inconvenientes:

  • Hacer un análisis de hojas y establecer tu propio programa de fertilización, ajustado a las necesidades particulares de tu cultivo.
Análisis foliar, muestra de hojas

Precisión en la toma de muestras de hojas

Para que los resultados de la análitica foliar sean relevantes, se deben seguir unas pautas de muestreo. La información no tiene sentido si las muestras no se toman correctamente.

Uno de los principios básicos para un muestreo eficiente, consiste en señalar los árboles para volver a a ellos y tomar muestras año tras año. Esos árboles, y la parcela donde se encuentran, deben ser representativos de todo el huerto, o de la mayor parte del cultivo. Después, la observación detenida de las plantas, la propia experiencia adquirida con el cultivo, el tipo de suelo o los resultados obtenidos, también son factores que ayudan a resolver.

El hecho de muestrear en cada ocasión los mismos árboles, elimina posibles alteraciones en el muestreo de un año para otro. Dando como resultado un análisis foliar más preciso. A su vez, esto te permite controlar la efectividad de tus programas de fertilizantes, la presencia de nutrientes en el suelo e información sobre qué ajustes se deben realizar.

Más información relacionada con la toma de muestras

Este vídeo (aunque se trata sobre otra especie frutal) te puede resultar ilustrativo para saber cómo hacer el muestreo de hojas.

También, en la imagen a continuación, puedes ver un ejemplo de hojas adecuadas para la análitica foliar de aguacate.

Análisis foliar sobre hojas de aguacate

Conclusiones que ofrece el análisis foliar

Las concentraciones de nutrientes en las hojas son el indicador más preciso del estado del cultivo. Sin embargo, no necesariamente existe una relación directa entre los niveles de alimento presentes en el suelo y los que se hallan en el tejido vegetal.

A simple vista, es posible que las plantas no muestren ningún síntoma claro de decadencia, pero el contenido de provisiones alimencias puede ser lo suficientemente bajo como para reducir su rendimiento fructífero. El análisis de hojas nos alerta sobre esto. En una fase posterior, si resulta que las deficiencias ya se dejan ver en el árbol, se dará el caso de que el cultivo ya habrá perdido una parte significativa de su rendimiento potencial.

El análisis foliar nos advierte sobre todos esos factores que pueden influir, limitar o restringir la disponibilidad y la absorción de nutrientes. Del mismo modo, nos presenta las posibles interferencias e incompatibilidades que puedan estar sucediendo con los fertilizantes empleados hasta el momento.

Frecuencia y resultados del análisis de hojas

La análitica regular de hojas, realizada anualmente (como mínimo cada 2 años), es una herramienta de control y gestión valiosa. Algo que nos permite, como productores, ser conscientes del estado nutritivo de nuestro cultivo. Además, nos da la oportunidad de reaccionar a tiempo ante cualquier problema y antes de que afecte a la productividad de los árboles, su salud y la de nuestra economía.

Interpretar adecuadamente los resultados de las pruebas de suelo y hojas, conociendo de ante mano las limitaciones de alimento a disposición de la planta, nos permitirá ajustar los programas de fertilizantes. En consecuencia, no solo mejorará la utilidad y la producción de los árboles, sino que también aumentará su rentabilidad al evitar la aplicación de fertilizantes que resulten ineficaces.

Por último, y si es que consideras el análisis de hojas como un gasto más, recuerda que: Conviene gastar donde exista la mayor posibilidad de recuperar la inversión rápidamente.