Sembrar un hueso de mango y acertar a la primera

Si estás pensando en sembrar un hueso de mango, verás que es una tarea perfectamente asequible. Para ello, tan solo necesitas un poco de habilidad (la justa), algo de paciencia (no mucha), un hueso de mango (¡natualmente!) y unos pequeños detalles que te vamos a explicar.

Cómo sembrar un hueso de mango

Plantar una semilla de mango es fácil, y lo podrás ver perfectamente claro en el vídeo que te proponemos a continuación. Pero antes, deberías tomar nota de la siguiente lista de comprobación. Lo que te ayudará a obtener el mejor desempeño de tu trabajo.

  • La semilla de mango pierde rápidamente su capacidad de germinación. Se debe plantar dentro de la semana posterior a cuando haya sido extraída del fruto. Su vida útil se puede alargar manteniéndola a una temperatura de 15 ºC, envuelta en algodón empapado en agua destilada.
  • La simiente se debe extraer solamente de frutos perfectamente maduros. Después, se debe limpiar de restos de fruta y ponerla a secar en un lugar sombreado y con ventilación. Son suficientes entre 1 y 2 días.
  • Una vez que el hueso esté seco, se procede a sacar la pipa del interior con la ayuda de una tijera de podar o una navaja. Cuida de no dañarla. También, es aconsejable eliminar la fina piel que la recubre.
  • La pipa, una vez extraída del hueso, se debe sembrar de forma inmediata. Esto se hace colocando la parte convexa hacia arriba y cubriéndola ligeramente con el sustrato que hayas preparado.
  • El sustrato donde plantar la semilla debe ser poroso y con buen drenaje. También, es aconsejable que contenga abundante materia orgánica. La germinación se debe producir en un plazo de 2 a 3 semanas tras la siembra.
  • Si has utilizado una semilla poliembriónica, crecerán simultáneamente varias plantas. Después, se deberá dejar solo la que se vea más fuerte y/o mejor conformada.
  • Si la semilla se siembra de forma incorrecta, pueden suceder deformaciones en las plantas. En ese caso, deberían ser desechadas.

Preparación y siembra de la semilla

Acerca del vídeo que te hemos buscado

Este vídeo, que no hemos escogido al azar, muestra con todo detalle cómo plantar un hueso de mango. Sin embargo, hay que hacerle dos observaciones.

  • La posición en la que se ve cómo se coloca la semilla sobre el sustrato, no es correcta. Debería ser al contrario. Es decir, con la parte sobresaliente de la curva de la semilla (parte convexa) hacia arriba.
  • Hacia el final del vídeo, se ve cómo de la semilla plantada solo se alza un único brote. Lo cual, quiere decir que se trata de una semilla monoembriónica. Justo, lo que se corresponde con el fruto que se está utilizando, un mango de la variedad Osteen, cuya semilla es inapropiada para esto.
El hueso de mango adecuado para sembrar su semilla es de la variedad Gomera-3

Qué clase de huesos de mango existen

Vas a encontrar que existen dos tipos de semillas de mango (dentro de sus respectivos huesos) a saber:

  • Semillas de mango monoembriónicas

    Tienen un solo embrión originado por polinización cruzada. Combinan los rasgos de ambos progenitores. Siempre producirán ejemplares distintos al árbol de donde proceden. La mayoría de los mangos comerciales (los que puedes comprar en la frutería) son monoembriónicos. Es fácil conseguir este tipo de huesos.

  • Semillas de mango poliembriónicas

    Tienen múltiples embriones. Uno de los embriones es de origen sexual y el resto, cuyo origen proviene del tejido materno, producirá plantas idénticas al árbol madre. Solo algunos mangos comerciales, como por ejemplo, los de las variedades Carabao, Kensintong-Pride o Manila son poliembriónicos. Este otro tipo de simiente es más difícil de encontrar.

El tipo de semilla que deberías plantar y por qué

Sin lugar a dudas, debes utilizar un hueso de mango de semilla poliembrionica. Esto es lo que va a garantizar que todas tus plantas sean homogéneas. Además de inducirles el vigor y la productividad necesarios.

Por si quieres consultar una amplia lista de variedades poliembriónicas de mango las puedes ver aquí. Como aclaración. en el listado anterior son casi todos los que están pero no están todos los que son, falta alguno que otro.

Llegados a este punto, te deberías plantear dos cuestiones importantes.

  1. Que tu mango se preste a producir fruta lo antes posible.
  2. Que sea de una variedad que hayas elegido y te guste.

Para eso, solo existe una opción: dentro de unos meses, tendrás que injertar el mango que acabas de plantar. Aquí puedes ver cómo se hace este injerto.

Fíjate también que, cualquier planta de mango que puedas comprar en un vivero razonablemente fiable, siempre habrá tenido su origen en una semilla poliembriónica y estará injertada.

Cómo colocar la semilla de mango para sembrarla

Cómo plantar un hueso de mango

La imagen muestra la forma correcta de introducir la semilla del mango dentro del sustrato. Esto es, con la parte convexa hacia arriba.

Brotes de mango según el tipo de semilla

Plantas de mango procedentes de semilla monoembriónica y de semilla poliembriónica, respectivamente.

Plantas de mango procedentes de semilla monoembriónica (izq.) y de semilla poliembriónica (dcha.). Las semillas poliembriónicas generan varios brotes. Las monoembriónicas, uno solo.

Conoce lo que puedes conseguir de tu hueso de mango

Aunque lo hemos puesto al final, en realidad esto debería ser lo primero, Porque antes de empezar, te tendrías que hacer estas 3 preguntas, cuya respuesta te dirá lo que puedes obtener a cambio del esfuerzo.:

  • ¿Deseas tener un árbol solo para que decore tu jardín o la terraza, dentro de una buena maceta?
    • Si solo pretendes tener tu árbol como planta ornamental, estás de suerte… Coge el primer hueso de mango que pilles (el del último que te hayas comido, por ejemplo) y sigue el proceso que te hemos decrito.
  • ¿Pretendes que tu mango dé fruta en un plazo de tiempo razonable?
    • Tu nueva planta de mango, a partir de cualquier semilla que hayas utilizado, necesitará como mínimo entre 10 y 12 años para producir algún fruto. Da igual qué tipo de semilla emplees.
  • ¿Tenías en mente alguna fruta de mango en particular?
    • Lamentablemente, esto no va a poder ser, será distinta a lo que imaginabas. Quizá incomestible debido a hebras en la fruta, e incluso como consecuencia de algún sabor difícil de explicar.

Además de lo dicho, también debes observar si tu hueso de mango proviene de una fruta importada. De ser así, es posible que la planta que produzca tu semilla no se adapte adecuadamente a las condiciones climáticas del lugar donde la vayas a poner.

También te podrían interesar nuestras semillas y plantas de mango

Nosotros producimos semillas de mango (variedades poliembriónicas, Gomera-1 y Gomera-3), patrones de mango para injertar o producir fruta y distintas variedades de mango sobre árboles ya injertados. Como ves, tienes donde elegir…