Para cultivar aguacate necesitas una planta adecuada

Quizá pueda parecer una obviedad, pero si no tienes esto, conocer cómo se cultiva un árbol de aguacate tampoco te va a resultar de gran ayuda. Por eso, y aunque germinar la semilla de un aguacate comprado en la tienda resulta perfectamente posible, en realidad no es la solución que necesitas. Simplemente porque, lo probable, es que nunca llegue a dar fruta. Eso sí, te servirá para dar sombra y decorar el jardín ¡que tampoco es mala idea!

Hazte de un árbol de aguacate injertado

Los árboles de aguacate se propagan mediante las técnicas de injerto. Es decir, el tallo de una determinada variedad de aguacate se une con el de otra variedad adecuada para hacer de patrón (o portainjertos). De esta forma, consigues lo siguiente:

  1. La entrada en producción del árbol resulta casi inmediata. Lo que se suele permitir a partir del tercer año, cuando la planta ya pueda tener una estructura suficientemente sólida como para mantener la cosecha.
  2. La fruta será perfectamente reconocible, justo la de la variedad injertada.
  3. La combinación adecuada entre patrón e injerto permitirá tener una planta perfectamente adaptada, productiva y resistente bajo diferentes aspectos.

Después, el clima, el suelo, el agua, la nutrición o la poda, entre otros, son variables que afectarán al crecimiento de un árbol de aguacate saludable y fructífero.

Para eso, tanto si quieres saber cómo cultivar un aguacate en maceta, como si decides dedicarte a ello con fines comerciales, necesitarás una planta de aguacate apropiada.

Portainjertos y variedades de aguacate

Entre las variedades de aguacate que puedes escoger para el cultivo, la elección habitual suele ser Hass, quizá porque es el más reconocible por su piel arrugada y color negro al madurar. Sin embargo, otros como: Bacon, Fuerte, Reed, Pinkerton, Lamb Hass, etc. también son buenos o muy buenos, desde el punto de vista gustativo. No obstante, su interés comercial sí es cierto que varía según cada uno de ellos.

Con respecto a los portainjertos, solo decirte que no existe ningún tipo de patrón perfecto. Resistente a cualquier enfermedad, suelo, clima y altamente productivo. Sin embargo, sí existen las condiciones ideales para obtener el máximo rendimiento de este cultivo. Por eso, conocer la técnica y los requerimientos de estas plantas, debería ocupar el primer lugar en tu lista de prioridades.

Resistencia al frío de un árbol de aguacate

La condición más limitante para cultivar el aguacate son las bajas temperaturas. Lo cual, influye en la planta bajo dos circunstancias distintas.

En primer lugar, la aptitud de estos árboles para adaptarse al entorno. De tal manera que, las tres principales especies de aguacate cultivadas son plantas tropicales: de raza antillana, raza guatemalteca y raza mexicana. Entre ellas, las variedades mexicanas e híbridas son las más resistentes al frío. Pueden tolerar temperaturas hasta -4 ºC puntualmente. Por ejemplo, los árboles Zutano, Fuerte y Bacon.

En segundo lugar, la capacidad del árbol para producir fruta abundante. Así, las temperaturas durante el periodo de floración (primavera) deberían estar en torno a 25 ºC durante el día, y 10 ºC en la noche. Si son algo más cálidas, mejor, Si son un poco más frías, la cosecha será inferior. Si aún hiela más, quizá deberías pensar en cambiar de cultivo…

Qué hacer ante un posible riesgo de heladas

La posibilidad de sufrir una helada es una contingencia siempre presente. Por lo que, conocer las medidas preventivas y saber qué hacer puede resultar decisivo.

  • Bajo un entorno residencial, el lado sur o sureste de una casa son el lugar más cálido, por lo que es el mejor sitio para plantar el aguacate. En huertos comerciales, las orientaciones norte y oeste, más expuestas a fuertes vientos y frío, son para pensárselo. Dado el caso, se debería consultar con un técnico para disminuir el impacto o evaluar alternativas.
  • En el caso de tiempo helado y plantas jóvenes (hasta 2/3 años), resultará de gran ayuda protegerlas con una malla térmica de uso agrícola, cubriendo toda la copa del árbol e incluso anclándola al suelo para resguardar las raíces.
  • Para árboles de aguacate adultos (con 3 años o más), la tierra, el mantillo o las propias hojas caídas del árbol, y amontonadas cubriendo raíz y parte del tronco, le van a ayudar a sobrevivir en momentos de baja temperatura.
  • Finalmente, durante la helada, conviene tener el sistema de riego activado, ya que el agua líquida, circulando, siempre estará a más de 0 ºC. Lo que significa calor para la planta.

Otras medidas preventivas

La radiación solar directa, sobre el tronco o las ramas principales de los árboles de aguacate, es extremadamente perjudicial. Para evitar esto, se recurre a dos posibles soluciones:

  • Malla de sombreo. Se utilizan mallas protectoras perforadas (tipo mosquitera) para sombrear el tronco de plantas jóvenes. Esta, se coloca de manera holgada alrededor del tronco y hasta la altura del injerto.
  • Encalado. En el caso de árboles adultos fuertemente podados, el tronco y las ramas principales, expuestas al sol, se deben proteger pintándolas con cal o mediante la aplicación de pintura plástica (de color blanco o cualquier otra tonalidad clara). Esto también es válido para el tronco y ramas demasiado descubiertas en árboles de cualquier edad.

Condiciones de suelo adecuadas para cultivar aguacate

Un árbol de aguacate se puede desarrollar, sin mayor problema, bajo un amplio abanico de suelos. Siempre con una condición fundamental, deben tener buen drenaje, de forma que las raíces del árbol nunca estén encharcadas.

En este sentido, un suelo franco-arenoso, con cierta profundidad y bien aireado, ofrece las condiciones óptimas para el cultivo. Para el caso de suelos de labor con alto contenido de arcilla, esta no debería representar más allá del 30%.

Tolerancia a la salinidad

Con respecto a la salinidad, la mejor adaptación se encuentra en los patrones de aguacate antillanos. Los cuales, pueden soportar hasta más de 500 mg/l de cloruros. Entre ellos, Maoz de origen Israel (+500 mg/l) o Lula de origen California (300 mg/l). Así mismo, también se han seleccionado nuevos portainjertos en las Islas Canarias cuya tolerancia a estas condiciones resulta altamente efectiva.

Qué más necesitas saber

Por último, si ya lo tienes claro y estás decidido a cultivar aguacate en una explotación comercial, debes saber que existen dos condiciones previas e imprescindibles que debes evaluar. Esto es: debes hacer un análisis de suelo y otro del agua de riego. Después, te convendrá conocer todo aquello relacionado con las necesidades de riego de estos árboles y una idea bien formada acerca de la poda del aguacate.

Documentos y enlaces relacionados con la salinidad, encharcamiento y Phytophthora cinnamomi en el cultivo del aguacate

Portainjertos canarios resistentes a la salinidad. Instituto Canario de Investigaciones Agrarias
Portainjertos con resistencia salina, encharcamiento y P. cinnamomi. Instituto Canario de Investigaciones Agrarias.