El riego del aguacate es el factor determinante

El aguacate tiene un sistema de raíces muy poco profundo, encontrándose la mayoría de ellas entre los primeros 15 cm de suelo. Estás raíces, son especialmente sensibles al encharcamiento, de modo que no toleran el exceso de humedad. Lo que termina provocando enfermedades en ellas y su pudrición. Los síntomas ante el exceso o la falta de agua son siempre los mismos: hojas pequeñas y amarillas, falta de productividad y muerte de ramas jóvenes.

Los árboles de aguacate (Persea americana) son una especie nativa de bosques subtropicales. De manera que, en su lugar de origen las lluvias son altamente abundantes. Fuera de este entorno, y bajo un ambiente de clima mediterráneo, la irrigación de la planta se convierte en un elemento decisivo.

Dicho de otro modo, entre todos los procesos que intervienen en la productividad de estos árboles, sus exigencias hídricas, son el factor determinante.

Cuánta agua necesita un aguacate

Aunque el árbol de aguacate no tolera un suelo permanentemente húmedo, tampoco prospera ante la falta de humedad. De esta manera, la elección de un terreno adecuado (que no se encharque) y una alta rigurosidad en el aporte de agua, resultan imprescindibles para evitar mayores problemas.

Tabla de riego del aguacate

La siguiente tabla muestra datos orientativos basados en la práctica real del cultivo. No obstante, las recomendaciones pueden variar en función del tipo de suelo y/o las condiciones meteorológicas del periodo. También, a partir de febrero, y aún con lluvia suficiente, será necesario regar si el abonado de las plantas se hace mediante fertirrigación.


Condiciones de riego aplicadas en esta tabla:

  • Sistema de riego por goteo con goteros autocompensantes y caudal de 4 litros/ hora.
  • Duración de los ciclos de riego, entre 2 y 3 horas. Inicio a la caída del sol o en la noche.

Volumen de agua estimado para el cultivo del aguacate en España

Datos orientativos referidos a la Costa del Sol.

Cómo decidir las necesidades de riego

Como hemos visto, al aguacate le puede perjudicar tanto el exceso como la falta de agua. Por lo que puede ser difícil determinar si el árbol necesita más o menos cantidad de este elemento. Un método simple, pero efectivo, para determinar cuándo es necesario el riego es realizando un pequeño agujero entre 15 y 20 centímetros bajo la copa. Después, se toma tierra del fondo y se aprieta con la mano, si se mantiene unida, hay humedad suficiente, si se desmorona, se debe regar.

Otros métodos para determinar las necesidades hídricas, y muy especialmente en explotaciones agrarias o de cierta extensión, es el uso de medidores de humedad y de tensiómetros. Acerca del uso de estos últimos, tiene una información detallada en el documento “Manejo del riego…” que puedes ver en los enlaces a continuación.

En todos los casos, y para una gestión eficiente del riego en el aguacate, cabe aplicar la norma de “Menos es más”. Así, los ciclos de riego con menor duración y más frecuentes, son más convenientes que el aporte masivo de agua menos veces.

Documentos relacionados con el riego del aguacate

Perdona que insista con lo del riego del aguacate

Puede parecer redundante, pero resulta imprescindible insistir en la importancia del riego en esta especie. Porque, de nada vale tener las técnicas más depuradas de poda, la fertilización más idónea o el mejor de los suelos y clima, si el manejo del riego no se hace de manera eficaz.

Según la opinión de los mejores especialistas en este frutal, el aguacate depende hasta en un 80% de la correcta gestión de sus necesidades hídricas.