Árbol de lichi y su experiencia de cultivo en Málaga

El árbol de lichi es un cultivo ampliamente representado en Málaga (España). Lugar donde, desde hace ya algunos años, su producción crece de manera progresiva y en línea con el resto de frutas subtropicales que se cosechan en la provincia.

Originariamente, el árbol de lichi fue traído a Málaga por Julián Díaz Robledo y José María Hermoso González en la década de los años 80. Desde China Oriental, en la provincia de Fujian, viajaron 4 árboles (metidos en una maleta) hasta Málaga. Árboles que, al día de hoy y junto a otros tantos en 10 ha de terreno, siguen produciendo fruta en la finca Rancho Oriental de Algarrobo.

Sobre su cultivo, existe una amplia experiencia en la zona. Sustentada, además, por los trabajos de investigación y estudios varietales realizados en los centros científicos del Instituto de Hortofruticultura Subtropical “La Mayora” y el IFAPA-Málaga.

Árbol de lichis con fruta

Por qué te podría interesar cultivar el lichi

El lichi (Litchi chinensis) es un árbol grande y tupido con hojas de color verde oscuro. Presenta un dosel amplio y produce una deliciosa fruta pequeña y redonda. Se trata de una planta de tipo subtropical, originaria de los bosques en el sur de China. Después, sus bellos ramos de flores amarillas y los frutos en plena evolución, a partir de la primavera, hacen de los árboles de lichi una planta de éxito garantizado.

El cultivo de esta especie vegetal tiene su especial atractivo. Tanto es así, gracias a la belleza ornamental de la planta, como por la producción de su exquisita fruta comestible. Por añadido, y si es tu caso, el alto valor comercial de esta fruta puede ser un incentivo más para pensar en ello.

Para conseguir esto, y asegurar que tu árbol de lichi ofrezca todo su potencial, conviene que le prestes una atención adecuada. Lo que significa, conocer las condiciones esenciales para cultivar el lichi y qué cuidados necesita esta planta.

Requisitos para el cultivo del lichi

Los lichis crecen mejor cuando permanecen expuestos a plena luz solar. Lo que resulta particularmente importante para conseguir una floración abundante y el mejor desarrollo de los frutos.

Estos árboles, de hoja perenne, prosperan en la mayoría de suelos. Siempre que ofrezcan un buen grado de humedad y un drenaje correcto. El ph ideal puede oscilar desde 5,5 hasta 7,5. De modo que, niveles más altos de alcalinidad pueden derivar en deficiencias de hierro. Lo que conlleva la denominada clorosis férrica, un motivo de desfoliación parcial o total de la planta.

Tipos de suelo

El cultivo del lichi se adapta perfectamente sobre suelos ligeramente ácidos y con un moderado contenido de materia orgánica. Así, un exceso de estiércol hará que las plantas se desarrollen a buen ritmo, pero se reducirá su producción de fruta en favor del desarrollo vegetativo.

A continuación, tienes una serie de recomendaciones para saber cómo actuar sobre suelos, o condiciones peculiares, que pueden plantear cierta dificultad añadida.

Plantación sobre suelo arenoso

Para este tipo de suelos interesa excavar un hoyo entorno a 1,5 y 3,0 metros de diámetro, con una profundidad entre 0,80 y 1,20 metros. Después, no se recomienda plantar el árbol directamente sobre tierra vegetal o compost dentro del agujero. En su caso, lo adecuado es mezclar esto con el suelo nativo excavado, en una proporción de 1:1.

Plantación sobre suelo rocoso

Los suelos poco profundos, y con una superficie rocosa dura a escasos centímetros, requieren una acción parecida a la del caso anterior. Es decir, abrir un hoyo con dimensiones similares a las del suelo arenoso y rellenarlo con tierra mezclada con compost, en una proporción aproximada de 1:1.

El tipo de tierra adecuado para rellenar la excavación, es la de tipo franco/arenoso. Y, en cualquier caso, tierra con bajo contenido de arcilla y ph neutro o levemente ácido.

Plantación sobre montículo o caballón

En determinadas áreas, donde se prevea el riesgo de inundaciones ocasionales, a consecuencia de intensas lluvias, interesa plantar sobre un montículo. Esto es, para preservar las raíces del árbol de lichi de un exceso de humedad debido al encharcamiento del suelo. Para ello, se planta sobre caballones con una altura entre 0,75 y 1,00 metro. La anchura del montículo puede variar desde 1,5 a 3,0 metros.

Cultivo de lichi en maceta

Si lo necesitas, también es posible cultivar el árbol de lichi en maceta o algún tipo de contenedor apropiado. En este sentido, un volumen razonable para el tiesto podría ser a partir de 20 litros.

Con respecto al sustrato, puedes tomar nota de las indicaciones anteriores para suelo rocoso. También, al cultivar el lichi en maceta, tienes la ventaja añadida de poder trasladarlo a cualquier lugar protegido. Lo que podrías hacer, en caso de condiciones climáticas inadecuadas para tu árbol de lichis.

Marco de plantación para árboles de lichi

En primer lugar, con respecto a muros, edificios y árboles grandes de otras especies, la distancia mínima se debería establecer entre 7 y 10 metros. De lo contrario, un exceso de sombreo, a causa de su proximidad a ellos, afectará negativamente al crecimiento del lichi. También, debe quedar aún más alejado de pinos y otras coníferas ya que, estos no lo dejarán que viva.

En nuestra zona, el marco de plantación habitual se suele establecer entre 5×4 y 6×5 metros (plantas/filas), lo que equivale a 500/330 árboles por ha. Después, conviene mantener la plantación dentro de unas dimensiones que la hagan manejable para el cultivo. Esto es, con una altura entre 3 y 4 metros. Ten en cuenta que el árbol de lichi puede alcanzar fácilmente hasta 9 y 10 metros de altura, bajo condiciones de suelo fértil y clima apto.

Poda del árbol de lichi

Para los árboles jóvenes de lichi, no resulta imprescindible la poda de formación. Sin embargo, la tala durante sus dos primeros años de vida, resulta deseable para favorecer la ramificación y fomentar el crecimiento lateral.

Los árboles de lichi adultos, en producción, necesitan ser recortados en su copa. Lo que interesa para mantenerlos a una altura conveniente de trabajo, entre los 3 y 4 metros antes comentados. Después, la eliminación selectiva de ramas superiores (con vuelta a su origen) ayudará a evitar la pérdida del dosel inferior del árbol debido al exceso sombreo.

Por último, e importante, no debes eliminar las ramas inferiores, aunque sí la parte de ellas que arrastre por el suelo. Estas ramas sirven para dar cobertura de sombreo al tronco, y evitan la proliferación de malezas. Además, florecen y dan fruta.

Plagas que afectan al árbol de lichi

Al día de hoy, la amenaza más considerable sobre el cultivo del lichi es la originada por el ácaro Erinosis (Eriophyes litchi, Kerfer). Este insecto produce unos característicos abultamientos en las hojas de la planta, donde se alojan huevos y larvas.

Para su tratamiento, se recomienda la eliminación y quema de los brotes afectados. Después, la aplicación de azufre mojable en disolución de 5 g/ litro resulta un método de prevención y control efectivo.

Por lo demás, se han identificado hasta 58 diferentes tipos de plagas. Sin embargo, ¡no te asustes!, ninguna de ellas con consecuencias graves y, la mayoría, inexistentes en nuestro país.

Para ayudarte a cultivar tu árbol de lichi, también te interesará conocer esto

En los siguientes artículos, te proponemos una lectura imprescindible para completar tus conocimientos sobre el cultivo del lichi.

Una información donde encontrarás respuesta para preguntas cono: ¿Cuanta agua necesita un árbol de lichi y cuándo no debes regar?. ¿Qué fertilizante utilizo y cuál no?. ¿El clima de mi localidad le irá bien, cómo le afecta?. ¿Qué variedades de lichi son más interesantes y cómo es su fruta?

Para conocer todo esto, y más, empieza con cualquiera de estos artículos:

  1. Plan de riego y la fertilización del árbol de lichi.
  2. Cuáles son las condiciones climáticas apropiadas y cómo afectan al desarrollo del lichi.
  3. Qué factores determinan la calidad de la fruta de lichi, cuándo se cosecha y tabla de variedades de lichi.