Riego del lichi. Cuándo, cuánto y por qué

Los requerimientos hídricos de los árboles de lichi, se mueven bajo unas condiciones un tanto peculiares. De tal manera que, en ciertos momentos precisa abundante cantidad de agua y en otros, justo al revés. Si pretendes conseguir un óptimo rendimiento de estas plantas, te interesará comprender el riego del lichi y cómo afecta a su productividad.

Cuándo debes regar tus árboles de lichi

Cuándo regar tus árboles de lichi

Durante los meses de verano, el árbol de lichi necesita riego diario y cuantioso. Sin embargo, desde mediados de otoño hasta el inicio de la primavera, le conviene resignarse a un cierto estrés hídrico. Justo, lo que fomentará la posterior floración.

Al igual que sucede con otras plantas, como el aguacate, el lichi tiene un sistema radicular muy próximo a la superficie. Lo que conduce a una rápida disminución de la humedad en los meses más calurosos. Bajo estas circunstancias, y ante la falta de riego, las consecuencias se traducen en la caída de frutos y el pardeamiento/rajado de la piel en los mismos. En consecuencia, una grave pérdida de productividad y merma en la calidad de la fruta.

El momento crucial para regar y fertilizar el lichi

Finalmente, debes considerar de especial interés, tanto el riego abundante del lichi como la fertilización, durante el mes posterior a la recolección de la fruta. Se realiza en el periodo septiembre-octubre, y redundará en forzar una nueva brotación que asegure la cosecha del año posterior.

Cuánta agua necesita un árbol de lichi

En la siguiente tabla puedes ver la cantidad de agua, con su distribución mensual, para el riego del lichi. Los datos están basados en la práctica real del cultivo.

También, como te decía al principio, se da un determinado periodo en el que conviene forzar al lichi a esa cierta fatiga hídrica. Así, verás que en el intervalo desde noviembre a marzo, el riego se reduce a cero o a la mínima expresión. Lo que redundará en estimular la floración del árbol.

Fertilización del lichi

En los primeros años de vida de la planta, interesa promover un rápido crecimiento vegetativo. Así, en el momento previo a la implantación del cultivo, es muy recomendable aportar un buen abonado de fondo. Con ello, se trata de conseguir un alto contenido de materia orgánica rico en nutrientes. Este caso es distinto al de los árboles de lichi adultos, lo que puedes ver a continuación.

Para los árboles que estén en producción (3º/4º año), el abonado se debe aplicar desde el momento de la floración hasta el siguiente mes después de la cosecha. Lo que equivale al periodo que va, desde finales de marzo/primeros de abril, hasta final de septiembre  A partir de entonces, no conviene realizar ningún aporte de nitrógeno. De tal manera, que se suspenda el crecimiento vegetativo y, con ello, se incentive la floración.

Qué fertilizante puedes aplicar a tus plantas de lichi

Además de los nutrientes básicos (N-P-K), el cultivo del lichi necesita otros micronutrientes que vengan a completar la alimentación de la planta. Estos son, fundamentalmente: boro, hierro, cobre, manganeso y zinc. En cualquier caso, un correcto plan de abonado, para árboles de lichi en producción, siempre se debe calcular teniendo en cuenta el necesario análisis químico del suelo y las posteriores analíticas foliares. Esto es, para determinar los requerimientos nutritivos particulares de la plantación.

Aquí tienes un ejemplo de fertilizante complejo adecuado para lichi. Y, este otro a base de micronutrientes, como complemento para aplicación foliar. En todos los casos, puedes emplear las dosis recomendadas por el fabricante en función de la edad de las plantas.