Épocas adecuadas para trasplantar tu árbol de aguacate

Cuando se trata de trasplantar un árbol de aguacate a campo abierto, existen dos momentos especialmente propicios para llevarlo a cabo. Estos son, por una parte el periodo primaveral, y por otra, a comienzos de otoño.

Resulta indiferente que escojas entre cualquiera de estas dos épocas para trasplantar sobre el terreno tu árbol de aguacate. No obstante, existen algunas diferencias entre estas dos temporadas, y su influencia sobre la evolución de las plantas, algo que te interesará conocer.

Plantar el aguacate en primavera

En este periodo, la planta de aguacate comienza su desarrollo vegetativo. Esto implica el crecimiento y la evolución de nuevas yemas que darán lugar a los jóvenes tallos y brotes florales.

La primavera es un momento perfectamente adecuado para plantar un aguacate. Aún así, todavía existen un par de sugerencias a tener en cuenta:

  • En primer lugar, la necesaria protección del tronco contra la acción directa de los rayos solares, ya que comienzan a ser perjudiciales en esta época. A consecuencia de ello, el tronco va a sufrir quemaduras, con el consiguiente deterioro o pérdida de la planta de aguacate. Para evitar este problema, se protege el tronco del árbol con una malla holgada y suficientemente tupida, colocada a su alrededor.
  • En segundo término, podría suceder una floración excesiva y la consiguiente escasez de follaje. Esto,debilitará al árbol, y provocará la exposición directa al sol de sus ramas principales causando quemaduras en ellas. Para solucionarlo, se debe proceder a eliminar los frutos ya cuajados (no así, las panículas florales) y dar una mano de pintura plástica o cal a las ramas que se vean expuestas al sol.

Plantación del aguacate en otoño

El inicio del periodo otoñal sigue siendo un momento oportuno para plantar un aguacate. Esta época, además, coincide exactamente con el ciclo fenológico de la planta.

De este modo, después de producir sus frutos, es a finales del verano cuando algunos de ellos caen al suelo para, posteriormente, germinar y dar lugar a nuevos árboles.

En esta época se deben considerar las siguientes observaciones:

  • La evolución y el crecimiento de la planta de aguacate comienza a ralentizarse entrando, hacia finales de otoño, en el periodo de parada vegetativa. Después, el desarrollo del árbol ya enraizado, y a partir de la primavera, será especialmente vigoroso.
  • En segundo lugar, la inmediata entrada del invierno, con la posible caída de las temperaturas, podría deteriorar las plantas. Para salvar esta amenaza es recomendable proteger el árbol con una manta térmica durante el periodo invernal. Esto se suele hacer durante sus dos primeros años de vida.